Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El infierno, un castigo eterno y sin fin

#1
El castigo eterno


Algunos de los que se consideran cristianos, no creen en el Infierno como lugar de tormento eterno. Alegan que son ideas antiguas, que la palabra Infierno no se encuentra en el Antiguo Testamento y que tal cosa no existe.
Este tema, no será para tratar el tipo de tormento en el Infierno, sino que sólo de la existencia de un castigo eterno.


A modo introductorio, debemos decir, que la palabra INFIERNO se encuentra en el Antiguo Testamento.
Sal 41:8 «Cosa de infierno ha caído sobre él, ahora que se ha acostado, ya no ha de levantarse.»
Sal 41:9 Hasta mi amigo íntimo en quien yo confiaba, el que mi pan comía, levanta contra mí su calcañar.

En el Salmo 41, tenemos la referencia a que del Infierno no hay forma de salir.

Aunque la misma se encuentre una sola vez, en este salmo, de todas formas, se puede encontrar en innumerables ocasiones con la palabra ABISMO. El Abismo o los Abismos en realidad es sinónimo del Hades (que se utiliza en algunas traducciones de los libros sapienciales, y el Nuevo Testamento, ya lo utilizará prácticamente en forma exclusiva).
El Hades, en su estructura, suma lo que es el Infierno condenatorio y el SEOL (Purgatorio). Sobre éste último, que ya es negado por casi la mayoría del Protestantismo, hablaremos en otra oportunidad; de todas formas, aunque hasta hace ya 100 años, ningún protestante aceptaba el Purgatorio, en años posteriores, se fue aceptando en ciertos ámbitos protestantes. Es decir, ya no todos lo niegan.
Se podrán hallar más de 100 citas largamente, refiriendo al purgatorio, infierno y Hades sumando las palabras Seol y Abismo como sus sinónimos (que lo son).
En otras palabras, al utilizarse la palabra Abismo/Hades, el hombre aunque suponga que fueron condenados a un castigo eterno, no lo podría afirmar, pues Dios mismo utiliza este lenguaje, para que no se sepa cómo es su juicio individual (cuestión reservada únicamente a la enseñanza apostólica (católica y ortodoxa), siendo el resto, los que predican que es por la Fe y no hay “escalas” al Cielo.
Mencionado todo esto, que aparece el infierno en el Antiguo Testamento, y que los judíos en el Antiguo Testamento creen en el Abismo como destino de las personas que mueren en el plano humano (en la Biblia en general no es tomada la muerte terrenal, sino en el plano espiritual); proseguiremos con algunas citas que enseñan de que el castigo eterno, es un padecimiento eterno, sin que el condenado “deje de existir” en algún punto no especificado (pues tampoco sucede tal cosa).. Debemos aclarar nuevamente, QUE NO SON TODAS LAS CITAS, SINO SÓLO ALGUNAS.

Ecl 8:8 No es el hombre señor del viento para domeñar al viento. Tampoco hay señorío sobre el día de la muerte, ni hay evasión en la agonía, ni libra la maldad a sus autores.
Ecl 8:9 Todo esto tengo visto al aplicar mi corazón a cuanto pasa bajo el sol, cuando el hombre domina en el hombre para causarle el mal.


Cuando en Eclesiastés dice que NO HAY EVASIÓN EN LA AGONÍA NI LIBRA LA MALDAD A SUS AUTORES, ¿Quiere decir para los Testigos de Jehová y los Adventistas, entre otros, que hay una evasión o que en algún momento los libra? Nosotros no podemos entender cómo se afirman tales cosas, pues ninguna doctrina puede contradecir la Biblia, y como podemos ver, se refuta muy fácilmente ya con esta cita.

Apo 14:11 Y la humareda de su tormento se eleva por los siglos de los siglos; no hay reposo, ni de día ni de noche, para los que adoran a la Bestia y a su imagen, ni para el que acepta la marca de su nombre.»


Más que claro es el Apocalipsis respecto de esta temática, NO HALLARÁN REPOSO DE SU TORMENTO JAMÁS, LOS QUE SON CONDENADOS. Esto quiere decir, que permenecen por los siglos de los siglos, los condenados.




2Pe 3:1 Esta es ya, queridos, la segunda carta que os escribo; en ambas, con lo que os recuerdo, despierto en vosotros el recto criterio.
2Pe 3:2 Acordaos de las predicciones de los santos profetas y del mandamiento de vuestros apóstoles que es el mismo del Señor y Salvador.


San Pedro nos enseña que debemos recordar las predicciones del pasado. Debe permanecer la misma Esperanza que se ha enseñado con respecto al Seol y al Abismo en el Antiguo Testamento, pues no hubo cambio alguno, ni se anunció tal cambio en ningún momento. Por tanto, ignorar al Seol y que el Abismo consiste en un tormento eterno, sin fin, existiendo el condenado, es ignorar las Escrituras y no creer en la vida eterna.


Isa 34:6 La espada de Yahveh está llena de sangre, engrasada de sebo, de sangre de carneros y machos cabríos, de sebo de riñones de carneros, porque tiene Yahveh un sacrificio en Bosrá, y gran matanza en Edom.
Isa 34:7 En vez de búfalos caerán pueblos, y en vez de toros un pueblo de valientes. Se emborrachará su tierra con sangre, y su polvo será engrasado de sebo.
Isa 34:8 Porque es día de venganza para Yahveh, año de desquite del defensor de Sión.
Isa 34:9 Se convertirán sus torrentes en pez, su polvo en azufre, y se hará su tierra pez ardiente.
Isa 34:10 Ni de noche ni de día se apagará, por siempre subirá el humo de ella. De generación en generación quedará arruinada, y nunca jamás habrá quien pase por ella.
Isa 34:11 La heredarán el pelícano y el erizo, el ibis y el cuervo residirán en ella. Tenderá Yahveh sobre ella la plomada del caos y el nivel del vacío.
Isa 34:12 Los sátiros habitarán en ella, ya no habrá en ella nobles que proclamen la realeza, y todos sus príncipes serán aniquilados.
Isa 34:13 En sus alcázares crecerán espinos, ortigas y cardos en sus fortalezas; será morada de chacales y dominio de avestruces.
Isa 34:14 Los gatos salvajes se juntarán con hienas y un sátiro llamará al otro; también allí reposará Lilit y en él encontrará descanso.
Isa 34:15 Allí anidará la víbora, pondrá, incubará y hará salir del huevo. También allí se juntarán los buitres.
Isa 34:16 Buscad el libro de Yahveh y leed; no faltará ninguno de ellos, ninguno de ellos echará en falta a otro. Pues su misma boca lo ha ordenado y su mismo espíritu los junta.
Isa 34:17 Es él mismo el que los echa a suertes, con su mano les reparte el país a cordel; lo poseerán por siempre y morarán en él de generación en generación.


Todo el capítulo 34 de Isaías, también marca un castigo sin fin. Pero veremos especialmente el versículo 16, NO SE ECHARÁ EN FALTA AL OTRO. NO FALTARÁ NINGUNO DE ELLOS. Esto es, que la existencia del condenado, permanece, sólo que no se van a extrañar los malvados en el Infierno, y su castigo permanecerá, porque no faltará ninguno de ellos. Ellos mismos sabrán que no había otro malvado allí que faltare, y permanecen allí por SIEMPRE.

Por último, podemos aportar el siguiente pasaje:
Mar 9:43 Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la Vida que, con las dos manos, ir a la gehenna, al fuego que no se apaga.

Mar 9:45 Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna.
Mar 9:47 Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna,
Mar 9:48 donde su gusano no muere y el fuego no se apaga;
Mar 9:49 pues todos han de ser salados con fuego.
Mar 9:50 Buena es la sal; mas si la sal se vuelve insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros y tened paz unos con otros


Para que el gusano no se muera, y el fuego no se apague, aquí sumado con las citas anteriormente referidas, queda claro que el infierno, no deja de existir en ningún punto, cuestión absurda a la que refieren algunos. El único estado temporal es el Purgatorio, de lo cual, hablaremos en breves.

Y aunque estas no sean todas las citas con las que podamos seguir exponiendo el tema, ya con estos pasajes podremos concluir con que el castigo eterno no implica una falta de existencia.
Responder
Bookmarks
« Tema anterior | Tema siguiente »


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)