Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Distintas doctrinas

#1
¿Por qué hay tantas doctrinas distintas, si sólo una es la verdad?
Jua 8:31 Decía, pues, Jesús a los judíos que habían creído en él: «Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos,
Jua 8:32 y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.»
En este sitio, hemos planteado brevemente la historia, doctrina y forma de organización de las creencias más populares fuera de la Iglesia Católica, en la sección de Grupos proselitistas organizados.
Si no se encuentra la iglesia a la que actualmente pertenece, siéntase libre de registrarse y enviarnos mensaje privado con la historia, doctrina y cómo se encuentra organizada la misma, y con gusto también lo publicaremos.
adventistas, testigos de jehová, mormones, metodistas, bautistas, pentecostales (unicitarios y trinitarios), presbiterianos, calvinistas y luteranos, entre tantos otros, tienen una cuestión en común: todos afirman que en cierto punto de la historia, la Iglesia que Cristo fundó se ha perdido en el tiempo y que ellos son como los primeros cristianos.
Pero, ¿Tiene sentido esta afirmación? Lógicamente que no.
Recordando la promesa de Cristo mismo en las siguientes palabras:
Mat 16:18  Y yo te digo: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Mat 16:19  Yo te dará las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo".
Mat 16:20  Entonces ordenó severamente a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.
Cristo mismo dijo que las puertas del Hades (el poder de la Muerte) no prevalecería sobre la iglesia que edificaría. Por lo tanto, la Iglesia de Cristo debe tener 2000 años de antigüedad, caso contrario, Cristo habría mentido. Pero ¿Qué sucedió?
Durante unos 250 años hubieron persecuciones a los cristianos (en este link se detallan las mismas) por parte del Imperio Romano, con algunas interrupciones acorde a quien estaba en el poder, y en el año 313 Constantino no se hizo católico, ni "inventó el cristianismo", sino que promulgó el edicto de Milán en el cual dictaba la libertad de culto y restitución de bienes a la Iglesia Cristiana (que ya por aquel entonces, era Iglesia Católica, desde el año 107, ver documento haciendo click aquí).
Este edicto de Milán expresa lo siguiente:
“ Yo, Constantino Augusto, y yo también, Licinio Augusto, reunidos felizmente en Milán para tratar de todos los problemas que afectan a la seguridad y al bienestar público, hemos creído nuestro deber tratar junto con los restantes asuntos que veíamos merecían nuestra primera atención el respeto a la divinidad, a fin de conceder tanto a los cristianos como a todos los demás, facultad de seguir libremente la religión que cada cual quiera, de tal modo que toda clase de divinidad que habite la morada celeste nos sea propicia a nosotros y a todos los que están bajo nuestra autoridad. Así pues, hemos tomado esta saludable y rectísima determinación de que a nadie se le sea negada la facultad de seguir libremente la religión que ha escogido para su espíritu, sea la cristiana o cualquiera otra que crea más conveniente, a fin de que la suprema divinidad,, a cuya religión rendimos este libre homenaje nos preste su acostumbrado favor y benevolencia. Para lo cual es conveniente que tu excelencia sepa que hemos decidido anular completamente las disposiciones que te han sido enviadas anteriormente respecto al nombre de los cristianos, ya que nos parecían hostiles y poco propicias de nuestra clemencia, y permitir de ahora en adelante a todos los que quieran observar la religión cristiana, hacerlo libremente sin que esto les suponga ninguna clase de inquietud ni molestia. Así pues, hemos creído nuestro deber das a conocer claramente estas decisiones a tu solicitud para que sepas que hemos otorgado a los cristianos plena y libre facultad de practicar su religión. Y al mismo tiempo que les hemos concedido esto, tu excelencia entenderá que también a los otros ciudadanos les ha sido concedida la facultad de observar libre y abiertamente la religión que hayan escogido como es propio de la paz de de nuestra época. Nos ha impulsado de obrar así el deseo de no aparecer como responsables de mermar en nada ninguna clase de culto ni de religión. Y además, por lo que se refiere a los cristianos, hemos decidido que les sean devueltos los locales donde antes solían reunirse y acerca de lo cual te fueron anteriormente enviadas instrucciones concretas, ya sean propiedad de nuestro fisco o hayan sido compradas por particulares, y que los cristianos no tengan que pagar por ello ningún dinero de ninguna clase de indemnización. Los que hayan recibido estos locales como donación deben devolverlos también inmediatamente a los cristianos, y si los que los han comprado a los recibieron como donación reclaman alguna indemnización de nuestra benevolencia, que se dirijan al vicario para que en nombre de nuestra clemencia decida acerca de ello. Todos estos locales deben ser entregados por intermedio tuyo e inmediatamente sin ninguna clase de demora a la comunidad cristiana. Y como consta que los cristianos poseían no solamente locales donde se reunían habitualmente, sino también otros pertenecientes a su comunidad, y no posesión de simples particulares, ordenamos que como queda dicho arriba, sin ninguna clase de equivoco ni de oposición, les sean devueltos a su comunidad y a sus iglesias, manteniéndose vigente también para estos casos lo expuesto más arriba (…). De este modo, como ya hemos dicho antes, el favor divino que en tantas e importantes ocasiones nos ha estado presente, continuará a nuestro lado constantemente, para éxito de nuestras empresas y para prosperidad del bien público. Y para que el contenido de nuestra generosa ley pueda llagar a conocimiento de todos, convendrá que tú la promulgues y la expongas por todas partes para que la conozcan y nadie pueda ignorar las decisiones de nuestra benevolencia”.


De esta forma, Constantino otorgaba la libertad de culto y la restitución de los bienes confiscados a los cristianos, sin intervenir en otra cosa más que en esta cuestión.
Algunos, desean cambiar este texto, que ya tiene 1700 años, infiriendo que Constantino persiguió arrianos, entre otras cuestiones. El texto completo se puede obtener con una pequeña búsqueda en internet, este edicto no habla más que de derechos y obligaciones del Estado, sin intervenir de fondo en la cuestión religiosa en sí.
Pero así como se pretende por parte de algunos, el hecho de querer cambiar el contenido de un documento histórico, también buscan torcer el Evangelio.
La historia, no mentirá. El lector podrá encontrar si se encuentra en la doctrina enseñada por Cristo, o no, o todo lo contrario.
Para ello, bastará leer qué decían aquellos que se encontraban en estos primeros 500 años de historia después de Cristo: algunos ejemplos: documentos como los de San Clemente, San Ignacio de Antioquía, San Irineo, San Agustín, el gran San Eusebio (gran historiador cristiano), entre tantos otros. Documentos que buena parte de ellos también se pueden conseguir libremente y que muchos se encuentran en este sitio, en nuestra sección de Cartas y publicaciones Apostólicas.

Puede, si lo desea, registrarse en este sitio (es gratuito, y no aceptamos tampoco donaciones), y aportar sus comentarios, inquietudes acerca de la Iglesia Católica. Pero siempre desde el respeto y sin ánimos de cambiar de tema a cada rato para desviar la conversación. Bien recibidas serán las conversaciones con respeto y sin altanería.

Mientras tanto, seguiremos haciendo nuestra labor de comunicar la Doctrina Católica, subiendo información en forma periódica, la cual sabrá apreciar.

Por último, cabe resaltar, que la Iglesia que Cristo fundó tiene diáconos, presbíteros y obispos, para lo cual se debe imponer las manos hasta llegar a Cristo (Ver nota Editorial acerca del Papa en la Biblia, que además de tener respaldos bíblicos acerca del Papa, también es referida esta cuestión de imposición de manos).
También otra nota que le podrá resultar interesante, es las Características de la Iglesia que Cristo fundó.

¿A qué esperas? Regístrate y participa.
Responder
Bookmarks
« Tema anterior | Tema siguiente »


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)